Por vosotros

Agradecer a mi hijo Pedro, mi hija Gabriela y mi mujer Mamen, como verdaderos amantes de los perros, su entrega incondicional, con los que son parte de nuestra familia. Comparten conmigo esta pasión y saborean a mi lado los dulces y los sinsabores que nos deparan nuestros teckel. Se trata de mis mejores aliados, consejeros y amigos. Sin su ayuda esta andadura no tendría sentido.

Mamen-y-pedro

También estar agradecido a mi padre, que cuida de estos canes en nuestros periodos de ausencia. Su mejor recompensa es la lealtad y cariño con que le corresponden. De él aprendí la sobriedad en el trato y el respeto por los animales

jabalies

Con mis hermanos he compartido de igual forma mis sentimientos hacia los perros. Junto con Abraham he desarrollado ese sexto sentido para descubrirlos como seres racionales, entendiendo la convivencia y complicidad con ellos como parte de nuestra vida.

Dar las gracias en general a mis allegados, mis verdaderos amigos, mis compañeros, la gente que de verdad me aprecia y me quiere, porque son los que de verdad esbozan esos pequeños proyectos que nos hacen subsistir.

Un millón de gracias a todos.